Sigue los siguientes consejos para asegurarte que tus piezas luzcan perfectas por mucho tiempo.

  • Recomendamos remover cualquier joya a la hora de tomar un baño o ducha, y en especial cuando se trate del mar o agua con cloro.
  • Evita rociarlas con perfume o ponerte cremas cuando las estés usando.
  • Mantenlas lejos de temperaturas extremas, humedad y luz solar directa, y no las utilices a la hora de emplear lavandina/cloro o productos de limpieza.
  • No las utilices al realizar ejercicio como ir a un gimnasio o salir a correr, el sudor deteriora mucho el brillo y desgasta los baños de oro.
  • Tus piezas deben ser guardadas en bolsitas de tela, joyero o caja forrada para evitar que se marquen. Lo ideal es colocarlas en lugares oscuros, frescos y secos y lo más separadas posible para que entre sí no se rayen.